domingo, 13 de enero de 2013

Jodido bebé

Es sábado, empieza la noche, y estoy convencido de que la pasaré bien en mi cuarto viendo televisión y jugando en mi computadora. Eso creo en ese momento de algún día del año 2004. Lo que no sé es que en unas horas estaré llorando por una mujer, y que ese llanto será la última vez que lo haga, al menos así, con lagrimones y mocos, como llora un jodido bebé.  Y no lo sé, o, mejor dicho, no lo anticipo, porque creo que todo está más o menos resuelto entre esa mujer, Adriana, y yo. Han pasado tres semanas desde que ella rompió conmigo y ya me siento mucho mejor: ya no la extraño tanto, ya no la pienso mucho, y he aceptado finalmente que ahora está con Miguel. Desde el rompimiento, es el primer fin de semana que me siento así, tranquilo; y ese es precisamente, lo descubriré luego, mi gran error. Porque me despreocupo y me relajo. Veo tv, juego: han pasado como dos horas en las que he vuelto a ser el de antes, en las que para nada he pensado en ella, y eso me hace sentir que tengo todo bajo control. Entonces me descuido. Quiero ver una porno; algo que he dejado de hacer por la tristeza reciente. Busco en internet, encuentro, selecciono, me pongo los audífonos, le alzo el volumen a la televisión; todo listo. Click en play y minutos después ¡zas!: literalmente los recuerdos me encuentran con los pantalones abajo.
Recuerdo a Adriana contándome su vida sexual en esas conversaciones de cuando aún éramos sólo amigos. Una vida sexual incompleta porque Adriana es virgen, pero que ella, me contaba, se moría de ganas de completar y llevar más allá con sus fantasías. Tenía en ese entonces con quien hacerlo pero siempre en el momento decisivo, luego de ya haberlo hecho casi todo, los nervios le ganaban a su excitación y la traicionaban. Tal vez necesite ir a un psicólogo me decía, y yo balbuceaba alguna respuesta mientras la imaginaba en esas situaciones y a la vez sentía lastima y me solidarizaba a la distancia con aquel pobre tipo, al que nunca conocí porque no era de la facultad en la que ella y yo estudiábamos. 
Recuerdo el día en que empezó lo nuestro y mi ilusión, durante el primer beso, de que sería conmigo con quien ella realizaría todas sus fantasías. Pero antes de realizarlas había que pasar, obvio, por esa primera vez para Adriana y hasta cierto punto para mí también, porque nunca antes lo había hecho con una virgen. Decidí investigar sobre el tema, desde el punto de vista médico hasta el psicológico, especialmente en este último aspecto para tener una idea de qué decir o hacer ante cohibiciones repentinas . Todo esto mientras los días pasaban ante la mirada incrédula de amigos y compañeros quienes creyeron, todos, que Miguel sería el elegido y no yo. Cumplimos el mes y yo ya sabía mucho sobre el himen pero aún no había puesto ninguno de esos conocimientos en práctica con ella, ni por asomo. No habíamos pasado de los besos, y estos, y las demás caricias, salvo por una par de salidas al cine, sucedieron en la facultad. Y no hablábamos del tema; nunca nuestras conversaciones volvieron a ser las de antes, no sé por qué. La confianza y la complicidad se fueron perdiendo. Poco antes de los dos meses se acabó. A la semana siguiente se paseaba de la mano por la facultad con Miguel, quien, discretamente, nunca se había rendido ni bajado los brazos.
Estudiamos la misma carrera, llevamos los mismos cursos, tenemos amigos en común; amigos que hablan cosas y que yo, haciéndome el distraído, escucho; así sé que esta noche han salido. Tal vez lo estén haciendo ahora. No, me convenzo: lo están haciendo, mientras yo veo una porno. Siento una frustración tremenda, inaguantable, y empiezo a llorar, como dije antes, como un bebé. Ni siquiera lloré cuando ella me terminó.
Pero mi mano sigue con lo suyo: bien sujeta de mi pene erecto lo jala, de arriba hacia abajo y viceversa, cada vez más rápido. Exclamo su nombre y sucede. Algunas gotas de semen caen al suelo donde ya habían caído lágrimas. Culmina así el que tal vez sea el pajazo más triste de la historia.

***

26 comentarios:

  1. En los momentos más irracionales como darse una paja es cuando los recuerdos y dudas del pasado reviven. Aún más, en el postpajazo uno siente mayor remordimiento y se siente más jodido que antes. Has ilustrado muy bien la situación, así de cambiante es la vida, la amistad y el amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. como diria churchill: sangre, sudor y lagrimas jaja
      saludos, edch

      Eliminar
  2. Pero segurito luego dijo "cómo habría sido con él???" y su imaginación viajó y viajó... Seguritooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para q te digo q no si sí :p
      besos, marite

      Eliminar
  3. O.O!!¡que tal final! en todos los sentidos posibles jajaja ammmm seguro debió ser muy difícil ese día y es que es cierto, después de satisfacerse físicamente lo único que te queda son tus emociones y si no están bien pues las lágrimas caen. Asu todavía exclamaste su nombre! Leí, vi la imagen y dije "pobre penecito" u.u

    Para mi que Miguel fue más aventado y Adriana estaba más que aguantada. Aveces conviene arriesgarse, ya será para la próxima :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el q arriesga, gana, reza el dicho por algo jeje
      saludos, munani

      Eliminar
  4. Vaya me dejaste un poco turulato, creo que es lo malo de magnificar la situación del “enamoramiento” , es que el amor está muy sobrevalorado! Jajaja pero terminarlo en un pajazo jajajaja eres único! Jajajaja No se si es ficticio o no, si es real lo mejor que puedes hacer es pasar la página pero Ya! Mantener tus manos ocupadas en otra cosa! Se te va a irritar! Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay cremitas especiales para esos casos y mantener todo suave jaja
      saludos, gary

      Eliminar
  5. Hasta los gráficos dicen cosas cosas por su cuenta, se nota que fueron cuidadosamente elegidos :P Sólo por curiosidad, quisiera leer algo tuyo hablando del amor.

    Besos Ludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero si este es mi post mas romantico hasta la fecha :p
      besos, paty

      Eliminar
  6. No te ofendas, pero creo que el mejor epílogo para esta historia es la famosa exclamación de Melcochita: Imbécil!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no lo lean! diria el tambien jaja
      saludos, jorge

      Eliminar
  7. Interesante relato es real?? bueno si lo fue q feo final. si no lo fue buen final! jajaja salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. entonces fue un feo final :p
      saludos, lia

      Eliminar
  8. Es una entrada muy cruel. Pero lo exacto y detallado de la situación me excitó un poco, sólo un poco.

    ResponderEliminar
  9. No me esperaba ese giro en la historia D:
    pero asi parece ser la vida ¿No?
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la vida con sus idas y "venidas" :p
      saludos

      Eliminar
  10. Muy bonito... te invito a que puedas echar un vistazo a mi blog http://elblogdesebass.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Hay que triste... Creía imposible que un hombre fuera capaz de llorar mientras se masturba...

    Besos mentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. quedó demostrado q imposible no es
      besos

      Eliminar
  12. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    LUDOBIT

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE DJANGO MASTER AND COMMANDER, LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC…

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vaya! un comentario en poesia.
      gracias por los saludos, jose ramon. pronto visitare tu blog (o blogs).
      saludos

      Eliminar
  13. Lamento discrepar. El más triste debe estar de Expreso de Medianoche para abajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cierto! me habia olvidado de esa escena.
      saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...